Mi tarjeta ha caducado: por qué no basta con activar la nueva para evitar sustos

Cuando una tarjeta de crédito está a punto de caducar, lo normal es que recibamos una carta del banco avisándonos e invitándonos a pasar por la oficina correspondiente para recoger la sustituta. Adicionalmente, puede que la carta de la entidad contenga la nueva tarjeta, que deberemos activar, generalmente en un cajero y sacando dinero o en alguna operación de confirmación. En todo caso, cuando una tarjeta caduca, otra la sustituye.

Pero cuidado: no es un clon de la misma tarjeta, sino una nueva, con una numeración distinta, con un dígito de control diferente, además de la nueva fecha de caducidad. Esto puede provocarnos no pocos trastornos si creemos que basta con activar la nueva tarjeta para que nuestro mundo financiero, y de suscripciones a distintos servicios y plataformas digitales, siga igual.

Alud de correos de aviso

Al contrario, es posible que tarde o temprano empecemos a recibir correos de advertencias de diferentes plataformas de comercio electrónico, de almacenamiento de fotografías, de música en streaming, de plataformas de vídeo bajo demanda, etc., anunciándonos que no han podido procesar el pago mensual, anual, etc., y que si no corregimos en un determinado periodo el error en nuestra cuenta de pago, nos cortarán el servicio.